Pumpkin Ale es un estilo de cerveza popular de los Estados Unidos y cada año son más las cervecerías mexicanas que se suman a esta tendencia otoñal agregándole un toque mexa a sus cheves.

Es a partir del inicio de otoño -por ahí de septiembre y sobre todo en Halloween- cuando empiezan a aparecer en las redes sociales y en refrigeradores y estantes, gran variedad de cervezas de este peculiar estilo.

Pero, te preguntarás, ¿este estilo qué o qué? ¿de dónde salió? ¿de verdad contiene calabaza? A continuación te contamos un poco de su historia, sus características y otros detallitos más que harán que vayas corriendo por una terminando de leer.

Breve historia de la Pumpkin Ale

La cerveza de calabaza vino de los colonos ingleses en el siglo XVIII. Durante los primeros años de la colonización, no era fácil conseguir ingredientes de calidad para elaborar cerveza ya sea por escasez o por los elevados costos que tenían.

Por esta razón, los colonos comenzaron a utilizar alternativas como fuente de azúcares fermentables. Entre las diferentes opciones se encontraban la melaza, el maíz, o algunos frutos como la manzana o la calabaza.

En las primeras Pumpkin Ale la malta era sustituida completamente por la pulpa de la calabaza, y existen evidencias de que también utilizaban especias como canela, clavo o jengibre para condimentarlas, especias que ya eran usadas en la época colonial para la fabricación de otras bebidas alcohólicas y en la repostería.

La primera cerveza Pumpkin Ale elaborada comercialmente vino de Buffalo Bill’s Brewery en Hayward, California, en la década de 1980, la receta se basa en estudios de elaboración de cerveza realizados por George Washington.

La BJCP clasifica las cervezas Pumpkin Ale como una «Cerveza de temporada de otoño» y las define además como «cervezas que sugieren un clima fresco y la temporada de cosecha de otoño, y pueden incluir calabaza y especias asociadas».

¿A qué sabe una Pumkin Ale?

Las Pumpkin Ale actuales son de carácter dulce y recuerdan a un pay de calabaza. Sin embargo, ahora la calabaza no es utilizada en estas cervezas como sustituto de la malta sino que acompaña a los ingredientes habituales de la cerveza, junto a un puñado de especias como canela, nuez moscada, jengibre o vainilla, por lo que resultan aromáticas, dulces y complejas.

Esos serían los ingredientes y características generales, pero hay muchas variantes. Algunas Pumkin Ale son más secas y terrosas, otras más cremosas. Algunas pueden ser tostadas y hasta pueden estar añejadas en barriles de ron que se presta a los sabores dulces del estilo.

Por supuesto que, si no te gusta el pay de calabaza, es muy probable que no te gusten la mayoría de las Pumpkin Ales.

Las cervezas de calabaza pueden ser de cualquier estilo. Casi siempre son ales, aunque algunas pueden ser estilo Porter, Stouts, incluso hay algunas muy buenas Imperial Stouts añejadas en barril.

¿Se te antoja probar este estilo de temporada? En este artículo, te recomendamos 3 Pumpkin Ales mexicanas que debes probar este otoño.

The Beer Connoisseur
Beer and Brewing