Para muchos, el 11 de abril no es más que un día más del cuarto mes del año. Sin embargo, para los cerveceros y beerlovers en general es un día sagrado, es el «Día del Rey Gambrinus».

Así es, hoy se celebra el día de aquel hombre que con el paso del tiempo se convirtió en el patrón mundial de la cerveza, el lúpulo, la elaboración de cerveza y símbolo de la máxima diversión de los borrachos.

Pero ¿quién era realmente Gambrinus? Ahorita lo descubrirás, nosotros te ayudaremos a que salgas de esta cuarentena con nuevos conocimientos, sírvete una cerveza y sigue leyendo…

El Rey de la Cerveza

El Rey Gambrinus, conocido como «el santo patrón de la cerveza» (hagan de cuenta que es como el san juditas de los cerveceros) ha sido durante mucho tiempo un símbolo universal de la cerveza.

A este personaje se le atribuye todo tipo de logros, desde la invención de la cerveza y la introducción del uso del lúpulo hasta la capacidad de beber barriles enteros de cheve de una sentada.

Y nosotros, muy borrachos y todo lo que quieras pero tontos no somos, sabemos que tales afirmaciones de héroes populares la mayoría de las veces pecan de ser falsas, por lo que nos propusimos a investigar minuciosamente de dónde había salido este mentado rey.

La historia

El «Rey de la Cerveza» ¿Santo, mito o leyenda? Posiblemente todo lo anterior. Bueno, definitivamente no es un santo, pudimos confirmar que Gambrinus, lamentablemente, no ha sido canonizado en la Iglesia Católica.

Entonces, ¿quién era el hombre detrás del mito? Hay dos figuras históricas reales a las que puede atribuirse la invención del legendario Rey Gambrinus:

Se trata de dos nobles medievales, el primero fue John I, duque de Brabante, que vivió entre 1252 y 1294. Brabante era un ducado situado entre los Países Bajos y Bélgica y fue un área importante de producción de cerveza en la edad media y que por supuesto lo sigue siendo en la actualidad. John I era popular por su impresionante capacidad de tomar cerveza, razón que se cree fue fundamental para que derivara el ser mitológico del que hablamos. Mmm, ok, puede ser, sigamos…

La segunda figura histórica que pudo haber sido base de Gambrinus fue John the Fearless (1371-1419), duque de Borgoña. Borgoña era conocida más por el vino pero en aquellos entonces también producía muchísima cerveza.

De hecho, a John the Fearless se le atribuye su influencia en la introducción del lúpulo en la elaboración de la cerveza europea. Antes del lúpulo, los cerveceros europeos usaban una selección de hierbas llamada Gruit para proporcionarle el componente amargo a la cerveza y ayudar a estabilizarla. Lo que hizo el duque durante su reinado fue alentar a los cerveceros en sus feudos a cambiar las hierbillas por lúpulo, reforzando una tendencia que ya se estaba extendiendo por todo el continente.

Pero, ¿cómo se transformaron uno o ambos de estos nobles reales en el Gambrinus mitológico?

A lo largo de los siglos, la gente comenzó a combinar los dos nobles Johns. Al estar los dos relacionados a la cerveza, uno famoso por su capacidad para engullir grandes cantidades de cerveza y otro por contribuir al arte de elaborar cerveza al introducir el uso del lúpulo, básicamente sucedió algo parecido al juego del teléfono descompuesto.

La imaginación popular atribuía tanta importancia a la cerveza que, el honor de su invención, no podía ser maniobra de nadie menos que de un rey.

La leyenda: Gambrinus y el enorme barril

Hay famosa historia sobre cómo Gambrinus ganó su título de «Rey de la cerveza» y dice así:

Durante la edad media, un grupo de cerveceros se unió para elegir a su nuevo líder. Acordaron que tenía que ser alguien fuerte y valiente y se les ocurrió una competencia: quien pudiera cargar un enorme barril de cerveza lo más rápido posible entre dos puntos sería el máximo ganador.

Te recomendamos: Covid-19 podría desaparecer a más del 50% de las cervecerías artesanales

Cada uno de los contendientes intentó mover el enorme barril, algunos pudieron moverlo unos metros pero nadie se acercaba a la meta. Por último, fue el turno de Gambrinus quien, en lugar de usar la fuerza bruta, hizo que un sirviente instalara un pequeño grifo en el barril del cual después, quitado de la pena, bebió hasta quedo prácticamente vacío. Después de este astuto truco, obviamente, fue muy fácil mover el barril.

Impresionados por su astucia y por sus habilidades para beber, los cerveceros nombraron inmediatamente a Gambrinus su líder y le dieron el título de «Rey de la Cerveza».

El legado de Gambrinus

Además de cuentos, el legado de Gambrinus ha sido honrado en muchas canciones y poemas en la Europa medieval. No solo en Holanda, Bélgica y Alemania, sino también en Inglaterra, Francia y República Checa, por nombrar algunos. De hecho, como ya deben de saber, una de las cervezas más populares de República Checa se llama Gambrinus y en todo el mundo hay numerosos bares y cheves que llevan el nombre del santo patrón de la cerveza.

Pues bueno, eso es todo amigos, conclusión: ¡Hoy es día de fiesta! Aunque estemos confinados (algunos) no está de sobra abrir el refri y destapar una cerveza para celebrar al Rey de la Cerveza. Por Gambrinus ¡SALUD!